Aquel día me pidió un beso

Aquel día me pidió un beso, curioso de saber si habría chispa, magia… o se arruinaría una amistad y su relación inestable con su novia de hace mucho tiempo…

Yo sabía las consecuencias de ese beso, él por supuesto que también lo tenía claro, pero ese rubor de niño ingenuo lo colmaba, y entre las penumbras de aquel bar no pude evitar sentir cierto cosquilleo en mi interior, no fue por desear aquel beso, pero es tanto el cariño, lo quiero tanto, que no sería capaz de hacerlo sufrir por mí… ¡Que sufra por mis histerias y mi mal humor! Y menos todavía quiero enredar mis pensamientos y mis sentimientos…

Ese cosquilleo interno que sentí, no fue más que saber que alguien siente algo bonito por mí, que siente que valgo y cree más en mí que yo misma…

Confío en él, le cuento mis más íntimas vivencias, sabe casi que todo sobre mí, es mi mejor amigo… o lo era… siempre claro que no habría más que una amistad… ¿duradera? Quien sabe… solo sé que las cosas que pasaron valieron la pena, que aprendí varias cosas con él y de él. Fue un buen trayecto el que recorrimos, un sendero que guardo en mi corazón con un aprecio que ni él mismo puede llegar a imaginar

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s