Ocultando

Su mirada dura e impasible marcaba el paso de todo aquel que por su camino cruzaba. En sus ojos se notaba la luz que trataba de ocultar por pasar desapercibida, se notaba el paso de los años sin haber pasado realmente, se alcanzaba a vislumbrar que por su mente no paseaban pensamientos oscuros como ella trataba de hacer creer.

Un niño se sentó a su lado en la parada del autobús, le dedicó una sonrisa sincera e inocente, le dijo: -“¡Buenos días señorita!”. La chica de mirada prevenida, con sorpresa dijo: -“Buenos días”. Aun pretendiendo ser impasible contra la mirada de una criatura que apenas está descubriendo el mundo, unos ojos con ansias de vivir y descubrir los pequeños destellos del desvío que es la vida.

-“Es usted muy bonita señorita”- fueron las palabras que salieron de la criatura. La chica enmudeció y con la mirada baja y culpable respondió: “Gracias, pequeño”. –“¡Yo no soy pequeño! Soy muy grande, soy más grande que las hormigas, más grande que mi perro Toby, ¡soy hasta más grande que esos puntos brillantes que salen de noche!” –“¿Más grande que las estrellas?” – preguntó con una nueva curiosidad la chica de mirada penetrante… 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Ocultando

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s